Noticias

- - in Uncategorized

El escenario que enfrenta Chile y el mundo es complejo. La pandemia por el covid-19 amenaza con desatar una crisis económica mundial y si bien en nuestro país la actividad agrícola no se detiene, existe incertidumbre sobre cuál será el real impacto en el sector.

En este contexto, es que el presidente de la Federación de Productores de Frutas de Chile, Jorge Valenzuela, conversa con Campo Sureño para analizar el presente y futuro de este rubro.

¿Cómo esta pandemia podría afectar la producción frutícola del país y el mundo?

Cuando se declaró Estado de Catástrofe por el Coronavirus, estábamos en el último tercio de las cosechas frutícolas de la temporada. Estaban finalizando las de uva de mesa, pero nos encontrábamos de lleno con las de manzana, y partiendo las de kiwi o nueces. Desde ese entonces hemos estado coordinados con los productores y las asociaciones locales, las que nos han dicho que han podido trabajar en relativa calma, tomando todas las medidas necesarias para poder seguir operando en los campos y en los packings. La producción frutícola ha sido capaz de conllevar esta situación.

Desde el punto de vista del consumo, es evidente que el panorama es incierto debido a cuánto tiempo tomará el volver a la normalidad, pero los supermercados a nivel mundial siguen requiriendo de programas de envíos de fruta, dado que el consumo de estos alimentos está relacionado al aporte de vitaminas que pueden ayudar a mejorar el sistema inmunológico. Además, se están acelerando otros canales de comercialización como el ecommerce para obtener este tipo de productos.

¿Qué medidas han tomado para enfrentar esta crisis sanitaria?

Lo primero que quiero destacar es que para nosotros, los productores, lo más importante es la salud de todos los que trabajan en el campo. En este contexto, es que desde el primer día estamos implementando medidas para evitar el contagio en las faenas. Hemos compartido instructivos a los productores, manuales con el fin de difundir las medidas de seguridad e higiene en campos, packing y también en los trayectos.

En general, en el rubro de la fruta de exportación, existe una cultura de seguridad alimentaria importante, de inocuidad desde la cosecha hacia adelante, por lo tanto, no ha sido tan difícil implementar medidas aun mayores de sanitización y control. Estamos insertos en una actividad esencial y debemos asegurar no solo el abastecimiento, sino velar por la salud de las personas que trabajan en el agro.

DESAFÍOS

¿Qué nuevos desafíos plantea para el rubro esta pandemia?

Creemos que la comercialización tendrá redefiniciones importantes, en cuanto a cómo accede la persona a los productos. La pandemia está acelerando fenómenos que ya eran potentes, como el comercio electrónico, y los productores debemos comprender a profundidad herramientas como el ecommerce, cómo se vende fruta fresca en plataformas de este tipo, cómo presentar los productos, e interactuar directamente con los consumidores. De hecho, estamos planeando talleres virtuales para los productores, en los cuales ahondaremos sobre este fenómeno del ecommerce y el papel que jugará de aquí en adelante.

En este nuevo escenario, ¿es probable que los precios de las frutas en el mercado chileno suban?

Es poco probable en el mercado local, ya que como país somos un productor muy grande de fruta, por lo tanto siempre va a haber stock y disponibilidad. Los aumentos o las disminuciones de precio se deben a factores de estación, pero no por la crisis del coronavirus. Estamos trabajando para que las personas estén tranquilas en sus casas, y no les falte nada.

Chile es un país abierto al mundo. A principio de este año producto del coronavirus hubo problemas con los envíos de fruta, especialmente cerezas. Finalmente, ¿cuál fue el impacto en el sector y cómo cree que está pandemia afectará al sector exportador en la próxima temporada?

Como señalamos en aquella oportunidad, la situación en China se fue normalizando. Ahora, los países compradores tienen abiertas sus puertas para la fruta que seguimos enviando, y nuestra labor es mantener las medidas para poder responder a la demanda. Evidentemente habrá movimiento de volúmenes de un mercado a otro, dependiendo de las medidas que cada país esté implementando para contener la pandemia, pero eso esos vaivenes ocurren usualmente en cada temporada.

Si bien, no hay que desconocer que esta crisis provocará una recesión importante, debemos considerar que el consumo de alimentos es un item esencial, en especial si el aporte vitamínico de la fruta ayuda a prevenir el contagio y aporta al sistema inmunológico, por lo que los países con cultura de consumo de fruta fresca seguirán comprando estos productos. Por supuesto, la comercialización será distinta, y esa es una tarea a la cual debemos anticiparnos.

En este contexto y frente a un panorama incierto ¿cuál es el llamado que hace a los productores frutícolas del país?

Lo primero, es que debemos continuar con todos los resguardos para los trabajadores, y después, seguir adelante con la producción, ya que es algo que la población chilena y del mundo necesitan. Tenemos una responsabilidad con quienes trabajan en el rubro, y también como proveedores de alimentos sanos y de calidad. Nuestra tarea es importante, es demandada, y llamo al optimismo, como también a la rigurosidad.

 

Fuente: Fedefruta

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Your Comment*

Name*

Email*

Website*