Noticias

- - in Uncategorized

Un proyecto en España trabaja en el desarrollo de envases bioplásticos de valor añadido que
utilizan residuos de cuesco de olivo, el que generalmente se destina a la producción de
energía.
El Instituto Tecnológico de Plásticos (AIMPLAS), que cuenta con una amplia experiencia en
materiales y compuestos poliméricos y sus procesos de transformación, y Olivarera de los
Pedroches (OLIPE), una cooperativa especializada en la producción ecológica de aceite de
oliva virgen extra, se unieron. para encontrar una forma más rentable y sostenible de usar
los cuescos de olivo.
España, el principal productor y exportador mundial de aceite de oliva, genera
aproximadamente 360.000 toneladas de cuesco de olivo por año.
Los cuescos normalmente se incineran como fuente de biomasa para la valorización
energética. Sin embargo, Belén Redondo Foj, investigadora de AIMPLAS, explicó que las
piedras de olivo tienen un bajo valor calorífico y generan bajos ingresos económicos para los
agricultores.
Proyecto
El proyecto bioplástico, que comenzó en noviembre de 2019 y durará dos años, se encuentra
actualmente en su primera etapa.
«El objetivo de este proyecto es crear una nueva aplicación de alto valor agregado a partir
de los desechos de cuesco de olivo mediante el desarrollo de nuevos materiales para
producir envases sostenibles para productos relacionados con el aceite de oliva», dijo
Redondo.
«El nuevo material desarrollado es Oliplast, que es un compuesto plástico biodegradable y
compostable».
Redondo explicó que para hacer el material, los cuescos de olivo deben tratarse para
incorporarse en matrices poliméricas. Los cuescos se preparan primero y se muelen para
lograr un tamaño de partícula micrométrico.
Se han seleccionado matrices poliméricas biodegradables para crear el compuesto.
«Por lo tanto, se crea un nuevo compuesto incorporando los cuescos de olivo en la matriz
polimérica biodegradable usando una extrusora de composición», dijo.
«Este nuevo bioplástico puede procesarse mediante tecnologías convencionales como los
procesos de extrusión e inyección para obtener los productos finales».
Si bien el plan de negocios aún no se ha definido, el objetivo es finalmente comercializar el
Oliplast y el nuevo empaque para el sector de la aceituna.
«En este proyecto, el mercado objetivo es el envasado de productos relacionados con el
aceite de oliva», dijo Redondo.
«Por lo tanto, Oliplast se utilizará para producir envases sostenibles, como tapas para
envases para cosméticos a base de aceite de oliva o un plato pequeño para colocar la botella
de aceite de oliva y evitar el vertido de aceite».
La misma tecnología y procesos que se usan para hacer Oliplast también podrían usarse con
otros residuos de producción de alimentos como la cáscara de arroz.

Fuente: PortalFruticola.com

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Your Comment*

Name*

Email*

Website*